Fabula del asno cornudo

La fabula de Mariano Melgar llamada el asno cornudo, nos habla de un asno que le pidió a dios un arma para defenderse como las que tenían otros animales, pensando que así podría defenderse de las risas y los abusos de los demás. Le fueron concedidos unos cuernos con los que sin querer corneo al que venia a darle una caricia y se abrió la barriga al rascarse.

La moraleja de esta historia es que todos tenemos las armas que dios nos a dado y con mas armas que no debemos tener, lo único que hacemos es dañarnos a nosotros y a nuestros seres mas queridos.

Fabula de la hoja e la encina

En la fabula de Felipe Jacinto Sala, llamada la hoja de la encina el fabulista nos cuenta la historia de un ladrón que mato a la persona que estaba robando para que no la delatase, siendo testigo de ello una encina cuya hoja, mas tarde, se encargaría de acusar al ladrón.

La moraleja de esta historia es que todos podemos intentar tapar nuestras faltas, pero siempre habrá algo que nos delate, aunque sea nuestra propia conciencia.

Fabula de la cierva y la viña ( Félix María Samaniego)

En esta ocasión te traemos la fabula de la cierva y la viña de Félix María Samaniego, se trata de una fabula que ya había escrito Esopo pero que Félix María Samaniego rehízo adaptándola a la prosa, se trata de una fabula en la que una cierva viéndose perseguida por unos cazadores se refugia en tras un vid quedando al descubierto por comerse las hojas de la vid que la resguardaba.

La moraleja de esta fabula de Félix María Samaniego es la misma que la de la fabula de Esopo, nunca muerdas la mano que te da de comer, o en el caso de la cierva no te comas aquello que te protege.

Fabula de la cierva y la viña (Esopo)

Si bien hay muchas fabulas versionadas por otros fabulistas en esta ocasión te persentamos una fabula de Esopo llamada la fabula de la cierva y la viña, esta fabula que mas adelante de Esopo, de la cual creó su versión Félix María Samaniego nos habla de una cierva que se fue a refugiar detrás de un vid, de la cual sintió el irrefrenable impulso de comer mientras que esta le resguardaba, siendo gracias a ello descubierta pos sus cazadores y puerta por ello.